Flipped classroom o «aula invertida» es un tipo de metodología activa desarrollada por dos profesores norteamericanos, Jonathan Bergmann y Aaron Sams, hace poco más de diez años.

Flipped Classroom
Flipped classroom o aula invertida

Es una estrategia de trabajo innovadora que permite el desarrollo de habilidades tal vez hasta ahora poco exploradas (al menos de manera consciente), tanto en el estudiante como en el docente.

Introduce nociones relacionadas con la autogestión del aprendizaje. Entre otros elementos, el rol del estudiante incluye la autonomía y la responsabilidad de su estudio.

Requiere, por parte del estudiante, la investigación y apropiación de la información contenida en fuentes diversas, las cuales deben cumplir con los lineamientos dados por el docente.

El rol del docente ya no se limita a entregar contenidos pues éstos se encuentran a un click del que aprende, sino a acompañar a éste en su proceso de internalización del mismo, estableciendo una guía clara del camino a seguir. Prevé las fuentes de información y diseña actividades que le permitan al estudiante aplicarla y demostrar lo aprendido.

Una diferencia con lo tradicional

Clase tradicional
Clase tradicional

Nuestras clases tradicionales se caracterizan porque la información es impartida por el docente. Durante la interacción en el aula de clase, el docente imparte una serie de contenidos, el alumno los procesa y después de la clase demuestra qué tanto ha aprendido o realiza tareas relacionadas con lo trabajado en el salón.

El aula invertida, recibe ese nombre, porque propone que la dirección del aprendizaje sea al revés del que conocemos hasta ahora. El estudiante, en la casa, procesa la información a través de diversos medios provistos por el docente y luego, durante la clase, comparte la información adquirida y la pone en evidencia durante la realización de actividades diseñadas para tal fin por el docente.

El estudiante, siempre con la guía de su docente, puede ahora acceder a diversas fuentes para encontrar la información, procesarla y aplicarla a la resolución de situaciones.

Las clases se convierten en un espacio de participación en la que los estudiantes comparten ideas entre sí, ejecutan proyectos, realizan actividades y resuelven dudas con su docente.

Fuentes de información

Hay diversas fuentes de información. Una de las más populares está constituida por los videos. Estos pueden ser elaborados por los profesores o descargados de la web, previa revisión. Asimismo, pueden ser apoyados por otros documentos extraídos de páginas web especializadas en los temas tratados.

¿Por qué es útil?

La utilidad de este tipo de metodología se basa en lo siguiente:

  • El centro del proceso enseñanza aprendizaje es el estudiante. Hasta ahora, éste esperaba que su maestro fuera proveedor de información que él procesaba y luego evidenciaba en alguna forma de evaluación. Ahora, esta metodología requiere que el estudiante tome conciencia de su propio aprendizaje, elevando significativamente su compromiso y haciéndolo propio pues participa en su creación.
  • El docente pasa a ser un punto de referencia como facilitador en el proceso. Su rol es conducir al estudiante al logro de competencias previamente determinadas, dotándolo de los mecanismos necesarios para lograrlo.
  • Para el docente, es importante verificar que el estudiante logre procesar la información, utilizando los diferentes procesos cognitivos, para lo cual encuentra apoyo en la taxonomía propuesta por Bloom (1956), aún vigente. Ello implica:
    • Recordar para fijar la información.
    • Comprender: para hacer suya la información y ser capaz de presentarla de un modo diferente.
    • Aplicar: adaptando lo que sabe al contexto de nuevas situaciones.
    • Analizar: logrando tomar las partes de un todo para solucionar problemas.
    • Evaluar: dejando de manifiesto su propio criterio al emitir juicios de valor que le permitan discernir ante una situación determinada.
    • Crear: producir nuevas ideas, proponer nuevas maneras de hacer.

Uno de los elementos más valiosos del proceso enseñanza aprendizaje es el reconocimiento de que el estudiante es el centro del proceso, con todo lo que ello implica. Por ejemplo, que cada estudiante es un individuo diferente, con fortalezas y talentos que le confieren unas características que marcan su ritmo de aprendizaje.

Con flipped classroom, una de las ventajas más significativas es que el proceso se hace más personalizado, cada estudiante lo gestiona a su ritmo y evidencia sus potencialidades. Ello ayuda con el manejo del estrés y el docente ofrece la apertura que permite que el estudiante pueda tener la libertad de crear a partir de una premisa establecida.

Los contenidos están disponibles para el estudiante cada vez que éste lo requiera. Por ello puede revisarlos varias veces, enfocados por diferentes personas y ser más efectivo en el proceso de apropiación de los mismos.

El alumno es retado a descubrir. Durante este proceso, mientras investiga, contrasta información, y ejecuta actividades basado en esa información, van teniendo lugar todos esos procesos cognitivos que mencionamos antes y que se traducen en una “verdadera experiencia de aprendizaje”.

Usando flipped classroom estudiante aprende haciendo, y lo hace por sí mismo.

La invitación es a trabajar con esta metodología aprovechándola como estrategia de desarrollo de competencias, favoreciendo el aprendizaje significativo.


Emilia Montero

Docente de vocación, emprendedora y formadora innata. Siempre de la mano de la actualización, la estrategia parte de ponerse en los zapatos del otro y ser empático. ¡Vamos por más!

1 comentario

Tibisay Rangel · mayo 20, 2020 a las 7:27 pm

Amiga!!! Me encantó tu artículo, muy pertinente para estos días, en los que hay que romper los viejos paradigmas del aprendizaje y crear nuevas alternativas. Aún queda mucho camino por recorrer, ya estamos montados en el riel, ahora, hay que seguir adelante. Éxitos!!!!😍😍

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *